Cuando la “marca” está por encima de todo lo demás


Ríos de tinta están corriendo con la expulsión de Geoff Tate de Queensrÿche, banda a la que ha pertenecido los últimos 29 años. Una de las formaciones más solidas en cuanto a integrantes (cuatro de los cinco miembros fundadores aún pertenecían al grupo hasta este episodio) ha terminado por estallar, si bien es cierto que llevaban varios años con el norte perdido. Quizás haya que viajar hasta 1997, año en el que Chris DeGarmo guitarrista y miembro fundador abandona el grupo por algo más que diferencias musicales con Geoff Tate. A partir de ahí todo un sinfín de problemas que no tienen visos de terminar a pesar de la expulsión. Y es que ahora Queensrÿche está metido en un proceso judicial por los derechos del nombre que Tate considera suyos. Sin duda la marca “Queensrÿche” va a quedar seriamente dañada y será complicado hacerla emerger.

Por el momento, Michael Wilton, Scott Rockenfield y Eddie Jackson han contratado a Todd La Torre (vocalista de Crimson Glory) para suplir a Tate. En realidad este movimiento lo hicieron antes de expulsar a su cantante de toda la vida argumentando que se trataba de otro proyecto llamado “Rising West”. Entonces, si ya tienes “Rising West” ¿para qué meterse en berenjenales? Es evidente que la relación en el seno del grupo no era amistosa ni de equidad de poder. Geoff Tate manejaba todo a sus anchas sin apenas contar con sus compañeros, una de las claves por las que el grupo ha visto mermada la calidad de sus trabajos y por ende su popularidad y ventas.

En un primer momento consideré realmente inteligente el movimiento de crear “Rising West” para que sus integrantes tuvieran la oportunidad de tocar los temas más potentes de Queensrÿche e incluso componer material nuevo más parecido al de la banda de Whashington en los años 80. El motivo es que considero que cuando un grupo por la razón que sea (muerte, expulsión o abandono) pierde a alguno de sus miembros más carismáticos o de los que aporta el sonido distintivo del grupo, debería cambiar de nombre porque ya no es lo mismo. Y a lo largo de la historia podemos ver innumerables ejemplos con diferentes reacciones.

Por ejemplo, en una situación similar se han visto Stratovarius, llegando a los tribunales para no permitir a Timo Tolkki antiguo guitarrista del grupo junto a miembros fundadores del conjunto finlandés utilizar el nombre “Project Strato”. Existe la particularidad de que hace años que en Stratovarius no toca ninguno de sus creadores. Esto también recuerda a Sepultura, donde los hermanos Max e Igor Cavalera que idearon la banda tocan en “Cavalera Conspiracy” mientras en Sepultura no toca ningún miembro original.

Diferentes caminos han llevado otros grupo ante la situación de perder a un músico de peso. A principios de los 90 las dos bandas inglesas más influyentes y poderosas del momento perdieron a sus vocalistas. Rob Halford y Bruce Dickinson no sólo eran (son) singulares por sus voces y presencia en directo sino que además eran (son) básicos en la composición. Ambos fueron reemplazados por cantantes poco conocidos hasta la fecha que tuvieron que sufrir la constante comparación con sus predecesores y el rechazo de parte de los fans del grupo. Es cierto que tanto Judas Priest como Iron Maiden habían sufrido cambios en su formación anteriormente (hasta Scott Travis Judas nunca tuvo un batería verdaderamente estable; en Maiden, sólo Murray y Harris se mantenían desde el principio) aunque no de manera tan influyente, a excepción hecha del abandono de Adrian Smith. Los nuevos vocalistas duraron dos discos cada uno y finalmente se impuso una reunión en ambos casos.

Más trágico fue el caso de ACDC y Led Zeppelin que perdieron a Bon Scott y John Bonham en 1980 en circunstancias similares. Mientras los australianos buscaron reemplazo y grabaron el siguiente disco apenas dos meses después del fallecimiento, los integrantes de Led Zeppelin se negaron a continuar sin su batería aduciendo que ya nada era lo mismo sin Bonham y que era inútil continuar sin él. Esta misma situación surgió en Type O Negative cuando Peter Steele fue hallado muerto en 2010. Metallica por su parte hizo lo mismo que ACDC y siguió su camino a pesar de perder en un accidente en la gira del 86 a su bajista Cliff Burton. Queen no ha vuelto ha utilizar el nombre en solitario desde la muerte de Freddie Mercury en material que no aparezca el vocalista (Queen + Paul Rodgers; Queen Extravaganza).

Cuando Peter Criss y Ace Frehley dejaron por primera vez KISS sus maquillajes se respetaron en cierto modo, no así en su segundo abandono. En Deep Purple por ejemplo se dividen las épocas según sus integrantes como Mk I, Mk II y así sucesivamente. Se mantiene la marca y se diferencia al mismo tiempo, aunque no es un invento de la banda. Pública es también la demanda que interpusieron Ritchie Blackmore y Roger Glover ante Rod Evans, miembro de la primera formación, por el uso indebido del nombre. Saxon también ha tenido que acudir a los juzgados.

Accept, Thin Lizzy, Barón Rojo, Guns ´n Roses y cientos de grupos más también han sufrido cambios significativos en sus filas. Desde luego es una situación que cada grupo debe solucionar según el caso y ya hemos visto que hay muchas maneras de afrontarlo, desde el habitual “cambio de cromos” hasta la retirada. ¿Creéis que en casos así, cuando la marca está fuertemente relacionada con cierta imagen y/o sonido y este se resiente o se pierde, los grupos deberían cambiar de nombre o está bien que mantengan el tirón? ¿Consideráis a los grupos de música empresas o algo diferente? ¿Podría existir Motörhead sin Lemmy Kilminster o The Rolling Stones sin Mick Jagger?

Anuncios

5 comentarios en “Cuando la “marca” está por encima de todo lo demás

  1. Un ejemplo que a mí me gustaría citar en este gran post es el de uno de los grupos mas influyentes del metal extremo desde mediados de los noventa a mediados de los dos miles (¿se dice así?) El grupo en cuestión no es otro que “Cradle of Filth” creadores y grandes abanderados de un estilo, “Black Metal Melodico”, que gozó de gran popularidad durante aquellos años. De su formación original solamente el cantante y Front-man (Dani “medio metro” Filth) continua entre las filas de la banda y sinceramente se nota. El estilo, la calidad y la popularidad del grupo ha ido cambiando (bajo mi humilde opinión hacia peor, mucho peor) a medida que los miembros originales dejaban el grupo. Una verdadera pena la verdad.

    Otro ejemplo fueron los grandes Dissection, pioneros de lo que luego sería el “Death Metal Melodico”. Su cantante y compositor principal Jon Nödtveidt pasó 7 años en la carcel por asesinato, tiempo durante el cual el grupo no publico ningún material nuevo. Cuando finalmente fue puesto en libertad volvió a formar Dissection con ninguno de los antiguos miembros, ni siquiera tenían bajista en la nueva formación. Death Metal sin bajo…que raro ¿verdad?

    Por ultimo recordemos al grupo de “true norwegian black metal” Mayhem. Veamos lo que les ocurrió: En 1991 su cantante/guitarrista “Dead” se suicida. El front man y compositor principal Necrobutcher deja el grupo por la pena del suicidio de su amigo, lo sistutuye Count Grishnackh que asesina al entonces guitarrista Euronymous, por lo que acaba en la carcel, seguidamente se disuelve el grupo y dos años después Necrobutcher vuelve a reunir la banda, o lo que queda de ella (solamente sobrevive el batería Hellhammer). Menudo culebrón…

    Un saludo y gracias!!!

    • Interesante aportación al post Venus Aversa. ¿Crees que lo grupos que mencionas y/o los ejemplos de la entrada deberían haber cambiado de nombre? Muchas gracias por entrar en el blog y utilizar tu tiempo en comentar. ¡Un saludo!

  2. yo creo que si un grupo pierde miembros clave, front-mans o compositores principales si que deberían cambiar el nombre.

    En el caso de dissection el difunto cantante lo hacia todo, no es el mismo caso que Cradle of Filth por ejemplo, donde casi todos los miembros aportaban su visión a la música, yo en este caso si lo hubiera cambiado.

    En el caso de Mayhem también lo cambiaría, principalmente para intentar cortar con la imagen de grupo de suicidas/asesinos.

    Cada caso es un mundo, como muchas cosas en la vida…

    larga vida al metal¡¡¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s