Heavy metal. Never say die


Black Sabbath en sus inicios. Tony Iommi, Ozzy Osbourne, Geezer Butler y Bill Ward.

A finales de los años 60 el rock ya había dado sus primeros pasos. De hecho, se podría decir que estaba en su adolescencia, descubriendo su propia personalidad y probando diferentes caminos. La nueva generación, harta de las eternas tensiones políticas y de los constantes problemas en todos los ámbitos decidió liberarse de múltiples maneras. El rock (sobre todo en vivo) transmitía ese ansia de libertad mediante la fiereza del sonido eléctrico.

MK II de Deep Purple: John Lord, Ian Paice, Ian Gillan, Ritchie Blackmore y Roger Glover.

Birmingham, corazón geográfico e industrial británico desde la revolución del siglo XIX, era una ciudad gris, plomiza, donde cualquier cosa evocaba tristeza y desazón. Ante esta perspectiva, el futuro no podía ser más descorazonador. O sí. Un joven brummie llamado Tommi Iommi y amante de la guitarra sufrió un accidente en la fundición en la que trabajaba precisamente el día que iba a dejar el trabajo para dedicarse a la música. El resultado: una máquina le cortó la punta de sus dedos corazón y anular derechos. Consecuencia: el nacimiento del Heavy Metal.

Vestuario “encuerado” de Judas Priest: Ian Hill, K.K. Downing, Rob Halford, Glen Tipton y Dave Holland.

Este es el comienzo del cuarto capítulo de la serie documental de la BBC “Las siete edades del Rock”. Black Sabbath creó un sonido propio gracias a aquel accidente e inspiró en las siguientes décadas a inumerables grupos y estilos. Deep Purple, con un toque distinto, igualmente contribuyó al auge de ese nuevo sonido. Y Judas Priest, banda también formada en Birmingham, le dió una vuelta de tuerca con las guitarras gemelas y un vestuario propio a base de prendas de cuero negro y repleto de tachuelas. Sin olvidar a las bandas de la “New Wave Of British Heavy Metal” (NWOBHM) con Iron Maiden a la cabeza.

Mötley Crüe: Nikki Sixx, Mick Mars, Vince Neil y Tommy Lee.

En USA Mötley Crüe ejercía de guía de un movimiento (pelo cardado, maquillaje, zapatos de mujer) al que se subió Ozzy Osbourne una vez superada su expulsión de Black Sabbath, reinventándose a sí mismo. Junto A WASP o Poison. Y Metallica fue el siguiente paso de la evolución del heavy metal: el “Thrash metal”.

Formación “clásica” de Metallica: Cliff Burton, Kirk Hammett, Lars Ulrich y James Hetfield.

Los ataques a los que durante la década de los 80 se vio sometido el Heavy Metal con el objetivo de desprestigiarlo, especialmente en Estados Unidos, tampoco escapan al análisis del documental. El juicio a Judas Priest por la muerte de dos jóvenes que se suicidaron escuchando unos de sus discos fue el punto más álgido.  

Muchas anécdotas más podréis encontrar en esta entrega que nos explica el nacimiento del Heavy Metal. ¿Echáis de menos a algún grupo que creáis clave en la gestación y/o desarrollo del estilo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s