Gora Herria (Aste Nagusia de Bilbao)


De izquierda a derecha: Oskar Cobos, Jon Martínez, Jorge Sánchez y detrás de este Bjorn Mendizabal. Al fondo se puede intuir a Igor Cerain.

Teniendo en cuenta la fecha de nacimiento del blog (finales de julio) no hemos tenido grandes oportunidades de ver a bandas en directo. Las fiestas de Bilbao se presentaban como una buena opción, pero la verdad es que el programa que presentó el ayuntamiento nos dejó claro que íbamos a tener que buscar en otra parte un buen concierto de rock. Así que decidimos echar un vistazo a las actividades que organizan las comparsas (Bilboko Konpartsak) en el recinto de txoznas del Arenal. Cuatro escenarios con diferentes conciertos cada día con un montón de estilos.

Hecha esta aclaración, el jueves 23 de agosto no acercamos a la capital vizcaína con la intención de pasar un buen día y una inmejorable noche. Habíamos escogido el concierto de “Gora Herria” (“Arriba el pueblo” en euskera) una banda formada hace tres años y que surge “como un homenaje a la música rock que se ha hecho en Euskal Herria en los últimos 25 años” (NDR: interpretan varias más antiguas). Aunque empezaban más tarde, hacia las 22.30 horas nos acercamos al recinto festivo. Allí nos encontramos con una sorpresa: la banda bilbaínaMetal Militiaestaba tocando en otro de los escenarios. Lástima que llegáramos únicamente a escuchar los últimos cuatro temas. Eso sí pudimos ir calentando motores con el “Enter sandman” que se marcaron. Por si fuera poco, acto seguido en la txozna nos regalaron “Poison” de Alice Cooper, así que ya estábamos más que preparados para disfrutar de un concierto de rock con toques retrospectivos.

Aunque con algo de retraso (tampoco había prisa) el concierto comenzó con la intro de TotoChild´s Anthem, tema del todo inesperado. Ya con el cantante Jon Martínez a la cabeza tocaron el tema ska “Baldin Bada” de Betagarri, original a su vez de los guipuzcoanos Baldin Bada, muy adecuado para ir animando al personal. Siguieron con el tema que da el nombre al grupo, “Gora herria” de Negu Gorriak, aunque mostrando una cara más rockera. El ambiente se iba caldeando (en el buen sentido) y es que no está nada mal comenzar con canciones de dos de los grupos vascos más internacionales. Continuaron con “Askatasun egarriz” de Lin Ton Taun, grupo que cosechó un gran éxito en la década de los 90 gracias a mezclar rock con un instrumento tan autóctono como la trikitixa. En todos estos temas en los que Gora Herria no utiliza instrumentos de viento característicos del ska (saxo, trombón, trompeta o la referida trikitixa) el grupo se apoya en el convincente trabajo de Igor Cerain como teclista. El siguiente bloque fue más rockero con temas como “Loretxoa” de Exkixu (original del cantautor Benito Lertxundi), “La chica del Batzoki” de los también vizcaínos Doctor Deseo y “Musturrek sartunde” de Gatibu. La guitarra de Oskar Cobos cobró protagonismo en estas canciones como es lógico.

Con “Kolore bizia” de Negu Gorriak y “Bozgorailuetatik” de Esne Beltza volvían los ritmos más bailables que tenían continuación con “Begietara begira” de Vendetta ante un público totalmente entregado y que estaba disfrutando de la fiesta. La siguiente parada fue “Kaixo” de Urtz himno de mediados de los 90 en toda la geografía vasca. “Kukutza” de los bilbaínos Zea Mays fue uno de los temas más coreados por lo que representa mientras que “Iluntzean” de Ken Zazpi nos trajo ritmos más duros de nuevo. A estas alturas hay que destacar también el trabajo de la sección rítmica de Gora Herria, con Jorge Sánchez al bajo de seis cuerdas y Bjorn Mendizabal a los parches.

Gora Herria en uno de los escenarios habilitados en la zona de txoznas de El Arenal de Bilbao.

En una noche de sorpresas, aquellos que rondan la treintena y no conocían demasiado al grupo enloquecieron al escuchar la versión metalera del anime “Dragoi Bola” (Bola de dragón) y que los getxotarras Hiru Beltz ya grabaron hace más de diez años. El que a estas alturas no estaba animado desde luego era porque no quería. Tras mantener el alto ritmo con “Bisai berriak” de Berri Txarrak, el grupo aprovechó para subir al escenario como artista invitado a Dani, antiguo “hacha” de Gora Herria. Con él bajaron los decibelios para dar paso a una sección más pausada donde sonaron la espectacular y potente balada de Latzen “Laztana”, la no menos coreada “Ilargia” de Ken Zazpi y una de mis favoritas de los 80, “Hegal egiten” de los pop-rockeros Itoiz (aunque en sus inicios, como tantas bandas internacionales que comenzaron a mediados de los 70, tocaban rock progresivo).

Y ahí terminó… ¡la primera parte del concierto! Dieciocho temas, descanso de quince minutos y vuelta a empezar, en esta ocasión con un repertorio más enfocado al punk. “Cualquier día” de Boikot, “Enamorado de una botella” de Piperrak o “No somos nada” de La Polla Records son un buen ejemplo de ello. La desgarradora “Corazón de tango” de Doctor Deseo ejercía de puente entre los anteriores temas y el nuevo bloque punk: “Salve” de La Polla Records y “La locura” de Parabellum. Jon, Oskar, Jorge, Igor y Bjorn mantenían la solidez en la interpretación de todos los temas a pesar de la diferencia de registros que incluyen en su repertorio. El rock más melódico de Zea Mays en “Negua joan da ta” dio paso a la mezcla de reggae, hip-hop y ska de canciones como “Euskaraz bizi nahi dut” de Esne Beltza y el doblete de Skalariak en “Sólo vivir” y “Naturarekin bat”. La aclamada balada de Itoiz “Lau teilatu” (no hay en Euskadi persona que no se la sepa) fue la calma que antecedió a la tempestad.

La traca final venía con el bloque más metálico de la noche, canciones, dicho sea de paso, con las que a mi juicio más cómodos se sienten Gora Herria. Lo comenzaron con Su Ta Gar, grupo de referencia del heavy metal vasco, y su “Haika mutil” (versión del no menos venerado cantautor guipuzcoano Mikel Laboa) seguida de “Rotaflexa garrasika” también de la banda eibarresa. El metal más moderno del trío de Lekunberri Berri Txarrak tampoco fue obstáculo para interpretar “Isiltzen banaiz” e “Ikusi arte” (“Hasta la vista” en euskera), tema que sonaba más que a despedida.

Tras el medio minuto de rigor dejándose querer por las masas terminaron con dos canciones de referencia en Euskal Herria. “Euskal Herrian euskaraz” oda al idioma vasco compuesto por el grupo folk Oskorri a principios de los 80 (con todo lo que ello supone) y el himno metálico vasco por excelencia, “Jo ta ke” de Su Ta Gar.

Más de dos horas y media de concierto en las que Gora Herria demostraron tablas encima del escenario para entretener, animar y satisfacer al público no sólo con el repertorio (siempre se echan temas de menos) sino también con su buen hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s