Autopista al infierno


Estado en el que quedo el autobús de Baroness tras el impacto.

Estado en el que quedo el autobús de Baroness tras el impacto.

Las giras exponen a los grupos al peligro de la carretera… y también del aire. Cientos, miles de kilómetros a recorrer en una noche o un día. La mala programación, las inclemencias meteorológicas o simplemente la fatalidad hacen que en ocasiones los músicos no lleguen a su destino, en el mejor de los casos posponiendo el encuentro con sus fans para una mejor coyuntura. Hace un par de días conocimos el accidente que sufrieron los canadienses ANNIHILATOR camino de Barcelona tras su descarga en Madrid. Un camionero despistado embistió por detrás a gran velocidad el autobús de gira de la banda provocando un grave accidente. Afortunadamente no hubo que lamentar daños personales aunque sí importantes daños materiales. Tras el susto se vieron obligados a cancelar el evento en la capital catalana.  El 25 de septiembre la autocaravana de SYLOSIS colisionó cerca de Montreal con el remolque de un camión y aunque las heridas no fueron especialmente graves decidieron suspender el resto de la gira norteamericana. El 15 de agosto de 2012 el autobús de los estadounidenses BARONESS perdió el control debido a la lluvia en Bath (Inglaterra) y cayó por un precipicio de unos diez metros dando varias vueltas de campana. John Baizley (cantante y guitarra rítmica) se rompió la pierna y el brazo izquierdos, Allen Bickle (batería) y Matt Maggioni (bajo) se fracturaron varias vértebras mientras que Pete Adams (guitarra solista) salió ileso. Otros cinco miembros del staff, incluido el conductor (el más grave), sufrieron heridas de diversa consideración. Bickle y Maggioni decidieron, una vez recuperados, abandonar el grupo

Lynyrd-Skynyrd---Street-Survivors-Front-Cover-22573

A la derecha, portada original del álbum “Street survivors”. Tras el accidente la discográfica no la considero apropiada (el fallecido Steve Gaines aparece envuelto en llamas) y se publicó una con fondo completamente negro (izquierda).

Estos son algunos de los casos más recientes, pero desgraciadamente no son ni de lejos los más graves. No es casualidad que este reportaje se publique hoy ya que precisamente ayer se cumplió el 36º aniversario de uno de los accidentes más famosos, terribles y grotescos de la historia del ROCK.  Ronnie Van Zant, Steve Gaines, Cassie Gaines y Dan Kilpatrick, cantante, guitarrista, corista y mánager respectivamente de LYNYRD SKYNYRD perdían la vida en Gillsburg (Mississippi, EE UU) el 20 de octubre de 1977 al precipitarse el avión en el que viajaban desde Greenville (Carolina del Sur) hacia Baton Rouge (Louisiana) con motivo de la gira de presentación de “Street survivors”, álbum publicado tres días antes. El piloto Walter W. McCreary y su co-piloto William J. Gray, Jr. también fallecieron en el fatal accidente. En total seis víctimas mortales de las veintiséis que viajaban en el viejo Convair 240 (había volado por primera vez en 1948) y que no estaba en las mejores condiciones. De hecho, el grupo AEROSMITH se había negado a alquilar aquel mismo avión y a contratar a aquellos mismos pilotos días antes porque no les habían inspirado mucha confianza. Investigaciones posteriores demostraron que el indicador del motor derecho estaba estropeado, lo que hizo creer a los pilotos que tenían combustible suficiente. Este hecho provocó que los dos motores se detuviesen a mitad de vuelo y el avión cayese en picado al vacío, por lo que se puede considerar un milagro que solo falleciesen seis personas. El parte de lesiones del resto de músicos fue monumental: Gary Rossington (guitarrista) se rompió las dos piernas, los dos brazos y la pelvis, además de graves heridas en estómago e hígado; el también guitarrista Allen Collins sufrió la rotura de dos vértebras de su cuello y un brazo; el bajista Leon Wilkeson perdió casi toda su dentadura, un pulmón perforado y a punto estuvo de perder el brazo izquierdo; Leslie Hawkings (corista) tuvo conmoción cerebral y se rompió el cuello por tres sitios; Billy Powel (teclista) se destrozó la nariz y sufrió diversas laceraciones; y el batería Artimus Pyle se fracturó varias costillas.

De izquierda a derecha: Johnny Van Zant, Randall Hall, Ed King, Artimus Pyle (batería), Gary Rossington, Leon Wilkeson en la gira de reunión en 1987. No aparece en la foto el teclista Billy Powell.

De izquierda a derecha: Johnny Van Zant, Randall Hall, Ed King, Artimus Pyle (batería), Gary Rossington y Leon Wilkeson en la gira de reunión en 1987. No aparece en la foto el teclista Billy Powell.

El grupo se refundó en 1987 de la manos del hermano menor de Ronnie Van Zant, Johnny, que reclutó a los supervivientes Gary Rossington, Leon Wilkeson (fallecido en 2001), Artimus Pyle y Billy Powell (fallecido en 2009 de un ataque al corazón) además de al guitarrista Ed King, que había dejado la banda en 1975. A Allen Collins la tragedia le persiguió el resto de sus días. En 1980 su mujer falleció tras una hemorragia severa a causa de un aborto durante el embarazo de su tercer hijo; en 1986 sufrió un accidente de coche en el que su novia perdió la vida y el quedó impedido de cintura para abajo. Fue acusado y declarado culpable de homicidio involuntario por hacerlo bajo los efectos del alcohol y las drogas. En 1990 falleció a causa de una neumonía. Jo Jo Billingsley, integrante del trío femenino de coristas THE HONKETTES de la banda, fue la única que no viajó. Había estado descansando unas semanas en casa de su madre por el estresante ritmo de vida de una banda de rock, pero a instancias de Ronnie Van Zant tenía previsto incorporarse a la gira en Little Rock, Arkansas el día 23 al estar más cerca de dónde ella se encontraba (Senatobia, Mississsippi). Lo curioso del caso es que Billingsley (fallecida en 2010 de cáncer) afirma que el día 18 soñó que el avión se estrellaba y el día 19 llamó a Allen Collins para intentar convencerles de que no tomasen aquel vuelo. Pero eso no ocurrió.

Este par de gafas estilo Buddy Holly indican que se ha llegado a la entrada del sendero donde se estrelló el avión que transportaba a Ritchie Valens, Big Bopper y el propio Buddy Holly.

Este par de gafas estilo Buddy Holly indican que se ha llegado a la entrada del sendero donde se estrelló el avión que transportaba a Ritchie Valens, Big Bopper y el propio Buddy Holly.

El 3 de febrero de 1959 es conocido como el día que la música murió.Los jóvenes rockeros Buddy Holly, Ritchie Valens y Big Bopper fallecieron en otro trágico accidente de avión a bordo de un Beechcraft Bonanza 35 en Clear Lake, Iowa. En principio el viaje en avioneta lo iba a realizar Buddy Holly con Wylon Jennings y Tommy Allsup miembros de su banda, The Crickets. Pero Big Bopper enfermó y le solicitó su plaza a Jennings mientras que Valens se lo jugó a cara o cruz con Allsup.

Memorial en el lugar exacto del accidente.

Memorial en el lugar exacto del accidente.

La climatología adversa (temperaturas de menos de -30 ºC y las fuertes tormentas) además de un posible error humano (desorientación espacial) causado por esta y la bisoñez del piloto (Carroll Anderson, 21 años y poca experiencia) hicieron el resto. Don McLean inmortalizó la expresión the day the music died en su canción “American Pie”, sobre la desgracia.

Otro accidente aéreo fue el que sesgó las vidas de RICKY NELSON, su acompañante Helen Blair y los miembros de su grupo el bajista Patrick Woodward; el batería Rick Intveld; el teclista Andy Chapin; el guitarrista Bobby Neal; y el mánager Donald Clark Russell el 31 de diciembre de 1985. Los dos pilotos, Ken Ferguson y Brad Rank, salvaron la vida. Al parecer, el avión privado en el que viajaban, modelo Douglas DC-3, se estrelló envuelto en llamas en De Kalb (Texas) cerca de la línea fronteriza que separa los estados de Texas y Oklahoma, a 120 kilómetros de Dallas. Ferguson y Rank dan versiones diferentes del origen del accidente pero todo hace indicar que el fuego se originó en el aire, antes de que el avión se estrellase.

Uno de los casos más sobrecogedores es el de la banda polaca de death metal DECAPITATED. Fundada por los hermanos Wacław «Vogg» Kiełtyka y Witold «Vitek» Kiełtyka en 1996, el 29 de octubre de 2007 el grupo sufrió un accidente en Gomel (Bielorrusia) cuando un camión que transportaba madera chocó brutalmente contra el autobús de gira de Decapitated. Vitek no superó la graves heridas producidas por el impacto y falleció el 2 de noviembre con 23 años. El vocalista Adrian “Covan” Kowanek fue inducido a un coma de treinta y seis horas para operarle y acabó con Covan sufriendo un ataque cardíaco y una hipoxia cerebral (que ocurre cuando el cerebro no recibe el oxigeno suficiente). Covan regresó a casa seis meses después pero las secuelas fueron tales que desde entonces no puede comunicarse con los demás y necesita cuidados las veinticuatro horas del día. Un documental sobre Covan y la gira “Covan Wake The Fuck Up” realizada en enero de 2012 recauda dinero para el tratamiento del vocalista, que se recupera muy lentamente. Vogg, quien salió ileso, reformó el grupo en 2009 y el 1 de noviembre de 2011, casualmente al tiempo que se cumplían cuatro años del accidente en el que murió su hermano, Vogg volvió a sortear la muerte cuando el vuelo regular que traía a la banda de vuelta a casa tras una gira por E.E.U.U. aterrizó sobre el fuselaje en Varsovia de esta manera. La banda sigue en activo y esta misma semana dará varios conciertos en la península ibérica.

Lápida recordatoria a Cliff Burton en el lugar que perdió la vida.

Lápida recordatoria a Cliff Burton en el lugar que perdió la vida junto a una copia de disco “Master of Puppets”.

METALLICA sufrió un terrible accidente en 1986 durante su gira europea cerca de Ljungby, Suecia. Una vez terminado el concierto de Estocolmo la programación de la gira les llevaba a Copenhage, dándose la circunstancia de que el batería Lars Ulrich había nacido y vivido en la vecina localidad de Gentofte (apenas 10 km. del centro de la capital danesa) hasta los dieciséis años. Sobre las seis de la mañana el chófer del autobús perdió el control del mismo debido a unas placas de hielo, aunque este asunto nunca ha quedado aclarado del todo. Cliff Burton, bajista del grupo, salió despedido y finalmente murió aplastado por el propio autobús, que le cayó encima. El resto de ocupantes del autobús siniestrado sufrió heridas leves. El azar quiso que fuese Burton el fallecido y no Kirk Hammett, ya que el bajista ocupó aquella noche la litera del guitarrista tras ganarle una apuesta. pero esto mejor nos lo cuentan los integrantes de la banda californiana.

En 1987 Metallica editó “Cliff’em all” un documental de noventa minutos de duración que se compone de grabaciones piratas de fans y recitales grabados con Cliff. Recoge imágenes desde los inicios del bajita en la banda en 1983 hasta conciertos previos al fatal accidente y es un homenaje a la figura de un talento singular.

Las consecuencias pudieron ser mucho más graves que lo que indica el golpe en el autobús de THE CULT.

Las consecuencias pudieron ser mucho más graves que lo que indica el golpe en el autobús de THE CULT.

Para finalizar vamos a recordar dos recientes accidentes que afortunadamente no tuvieron graves consecuencias pero si demuestran que no se puede bajar la guardia en la carretera. El 5 de julio de 2012 el autobús que llevaba a THE CULT desde Split (Croacia) a Ljubliana (Eslovenia) chocó contra un quitamiedos al cruzar un puente, evitando que cayeran por un precipicio de unos veinticinco metros, de tal forma que el vehículo tomó un ángulo de cuarenta y cinco grados para, milagrosamente, enderezarse a tiempo y detenerse. El vocalista y líder de la banda, Ian Astbury, fue el único que se llevó unos cuantos golpes en hombro, cuello y espalda. El conductor provocó el susto al quedarse dormido al volante.

Un rebaño de ciervos fue lo que se interpuso en el camino del autobús de POISON el pasado 21 de junio de 2013 camino de Biloxi, Mississippi en su gira estadounidense. Apenas varios cortes, golpes y moratones coleccionaron los integrantes de la expedición. A tenor de las declaraciones de Bret Michaels, los cuadrúpedos se llevaron la peor parte.

Estos son algunos ejemplos de los peligros a los que se exponen aquellos que viven en la carretera aunque evidentemente hay muchos más. La línea entre un pequeño sobresalto y una desgracia de tintes catastróficos es muy delgada así que quizás sea mejor tomárselo como AC/DC: “Hey Satan, payed my dues/Playing in a rocking band/Hey Momma, just look at me/I’m on my way to the promised land”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s