“Los chicos malos del Rock” se van a lo grande


Motley-Save-the-Date“Todas las cosas malas tienen su final”. De esta guisa anunciaron anteanoche MÖTLEY CRÜE su disolución tras la que será la gira de despedida de la banda en 2014 en Norteamérica y en 2015 en el resto del mundo (aunque sin determinar los detalles a este respecto). La gira denominada “The final tour” cuenta ya con 72 fechas confirmadas en EEUU y Canadá y dará comienzo el 2 de julio en Grand Rapids (Michigan) y finalizará el 21 de noviembre en la ciudad canadiense de Vancouver. Todas estas funciones contarán con la presencia de Sigue leyendo

Anuncios

“Imposible” es un estado mental


Rick Allen tocando su batería electrónica.

Hace unos días leía un artículo en la versión digital de un diario deportivo con motivo de los Juegos Paralímpicos. En él presentaban a Matt Stutzman, un arquero estadounidense que no tiene brazos y que ha tenido que aprender a hacer de todo con los pies. Stutzman afirma que sus padres le inculcaron desde pequeño que “imposible es un estado mental, una lección que me ha servido mucho en la vida y que trato de transmitir junto a mi mujer a nuestros dos hijos”. Cientos de historias similares de superación podemos encontrar no sólo entre los participantes de ese evento deportivo (prácticamente invisibles para medios de comunicación o políticos cuando no ganan medallas para “la causa”) sino también en cualquier segmento de la población.

¿Y en la música? Por supuesto. Enfermedades degenerativas, discapacidades físicas o psíquicas congénitas o accidentes con graves consecuencias no escapan al mundo de la música en general ni al del rock en particular, que es dónde nos vamos a centrar. Sigue leyendo

Heavy metal. Never say die


Black Sabbath en sus inicios. Tony Iommi, Ozzy Osbourne, Geezer Butler y Bill Ward.

A finales de los años 60 el rock ya había dado sus primeros pasos. De hecho, se podría decir que estaba en su adolescencia, descubriendo su propia personalidad y probando diferentes caminos. La nueva generación, harta de las eternas tensiones políticas y de los constantes problemas en todos los ámbitos decidió liberarse de múltiples maneras. El rock (sobre todo en vivo) transmitía ese ansia de libertad mediante la fiereza del sonido eléctrico.

MK II de Deep Purple: John Lord, Ian Paice, Ian Gillan, Ritchie Blackmore y Roger Glover.

Birmingham, corazón geográfico e industrial británico desde la revolución del siglo XIX, era una ciudad gris, plomiza, donde cualquier cosa evocaba tristeza y desazón. Ante esta perspectiva, el futuro no podía ser más descorazonador. O sí. Un joven brummie llamado Tommi Iommi y amante de la guitarra sufrió un accidente en la fundición en la que trabajaba precisamente el día que iba a dejar el trabajo para dedicarse a la música. El resultado: una máquina le cortó la punta de sus dedos corazón y anular derechos. Consecuencia: el nacimiento del Heavy Metal. Sigue leyendo