Autopista al infierno


Estado en el que quedo el autobús de Baroness tras el impacto.

Estado en el que quedo el autobús de Baroness tras el impacto.

Las giras exponen a los grupos al peligro de la carretera… y también del aire. Cientos, miles de kilómetros a recorrer en una noche o un día. La mala programación, las inclemencias meteorológicas o simplemente la fatalidad hacen que en ocasiones los músicos no lleguen a su destino, en el mejor de los casos posponiendo el encuentro con sus fans para una mejor coyuntura. Hace un par de días conocimos el accidente que sufrieron los canadienses ANNIHILATOR camino de Barcelona tras su descarga en Madrid. Un camionero despistado embistió por detrás a gran velocidad el autobús de gira de la banda provocando un grave accidente. Afortunadamente no hubo que lamentar daños personales aunque sí importantes daños materiales. Tras el susto se vieron obligados a cancelar el evento en la capital catalana.  El 25 de septiembre la autocaravana de SYLOSIS colisionó cerca de Montreal con el remolque de un camión y aunque las heridas no fueron especialmente graves decidieron suspender el resto de la gira norteamericana. El 15 de agosto de 2012 el autobús de los estadounidenses BARONESS perdió el control debido a la lluvia en Bath (Inglaterra) y cayó por un precipicio de unos diez metros dando varias vueltas de campana. John Baizley (cantante y guitarra rítmica) se rompió la pierna y el brazo izquierdos, Allen Bickle (batería) y Matt Maggioni (bajo) se fracturaron varias vértebras mientras que Pete Adams (guitarra solista) salió ileso. Otros cinco miembros del staff, incluido el conductor (el más grave), sufrieron heridas de diversa consideración. Bickle y Maggioni decidieron, una vez recuperados, abandonar el grupo

Lynyrd-Skynyrd---Street-Survivors-Front-Cover-22573

A la derecha, portada original del álbum “Street survivors”. Tras el accidente la discográfica no la considero apropiada (el fallecido Steve Gaines aparece envuelto en llamas) y se publicó una con fondo completamente negro (izquierda).

Estos son algunos de los casos más recientes, pero desgraciadamente no son ni de lejos los más graves. No es casualidad que este reportaje se publique hoy ya que precisamente ayer se cumplió el 36º aniversario de uno de los accidentes más famosos, terribles y grotescos de la historia del ROCK. Sigue leyendo

Anuncios

Heavy metal. Never say die


Black Sabbath en sus inicios. Tony Iommi, Ozzy Osbourne, Geezer Butler y Bill Ward.

A finales de los años 60 el rock ya había dado sus primeros pasos. De hecho, se podría decir que estaba en su adolescencia, descubriendo su propia personalidad y probando diferentes caminos. La nueva generación, harta de las eternas tensiones políticas y de los constantes problemas en todos los ámbitos decidió liberarse de múltiples maneras. El rock (sobre todo en vivo) transmitía ese ansia de libertad mediante la fiereza del sonido eléctrico.

MK II de Deep Purple: John Lord, Ian Paice, Ian Gillan, Ritchie Blackmore y Roger Glover.

Birmingham, corazón geográfico e industrial británico desde la revolución del siglo XIX, era una ciudad gris, plomiza, donde cualquier cosa evocaba tristeza y desazón. Ante esta perspectiva, el futuro no podía ser más descorazonador. O sí. Un joven brummie llamado Tommi Iommi y amante de la guitarra sufrió un accidente en la fundición en la que trabajaba precisamente el día que iba a dejar el trabajo para dedicarse a la música. El resultado: una máquina le cortó la punta de sus dedos corazón y anular derechos. Consecuencia: el nacimiento del Heavy Metal. Sigue leyendo